Remedios Caseros para los Barros y Espinillas

Remedios Caseros para los Barros y Espinillas

Los barros y las espinillas son la pesadilla para millones de adolescentes, pero te sorprenderá saber que no solo a las personas en esta etapa les afecta, simplemente es más común. Los adultos jóvenes también son propensos a tener brotes repentinos.

Cuando los barros y espinillas se vuelven más frecuentes y numerosas, se dice que la persona padece de acné, una afección cutánea producida cuando los folículos pilotos se llenan o se “tapan” de grasa y células muertas de la piel.

Cuando se tiene acné, algunas partes del rostro como mejillas y frente, se llenan de pústulas con pus o protuberancias rojas y blandas muy grandes que son sensibles al tacto. ¡Nadie quiere llegar a esto!

Una piel grasa es un factor importante para desarrollar acné, y es por ello que con anticipación se debe atender la piel.

Causas

Las causas de la aparición de barros y espinillas pueden ser el estrés, los cambios hormonales, la falta de higiene, factores hereditarios o bien, una mala alimentación. Si es genético es muy difícil de controlar, pero si se trata de cualquier otra de las razones, se puede hacer algo al respecto.

Alimentos que debes evitar

Si eres joven y tu piel es grasa, evita el consumo frecuente de ciertos alimentos que pueden provocarte reacciones cutáneas desagradables. Algunos de ellos son:

Alimentos fritos o capeados

Pastas y harinas

Cayena (chile)

Especias

Lácteos

Carnes rojas

Recomendaciones

Existen algunas soluciones erróneas que damos a nuestro rostro cuando aparecen algunos barros y espinillas, o bien, nuestros hábitos benefician a su aparición en vez de reducir posibilidades.

No toques tu rostro con las manos sucias. Lávate las manos inclusive si vas a maquillarte aunque no tengas contacto directo con la cara. La higiene es importante en todo momento.

Por nada del mundo exprimas tus protuberancias. Esto puede dejar marcas más notorias en la piel y lo peor, puede “contagiar” otros poros cercanos.

Las mujeres que no se remueven el maquillaje antes de dormir, corren el riesgo de amanecer con barros.

Los jabones aromáticos no son buenos para la cara. Utiliza neutros.

Lavarse la cara continuamente para quitar el brillo facial es contraproducente. Causarás resequedad e irritación.

No utilices ningún producto de dudosa procedencia o eficacia. No importa que sea natural; el rostro está cubierto por una piel diferente al resto del cuerpo y tiene diferente reacción. Solo emplea remedios seguros.

Toma diariamente la cantidad suficiente de agua.

Remedio 1

El limón es un excelente desinfectante para la piel; además es accesible y económico. Sus propiedades y activos actúan favorablemente contra bacterias incrustadas.

Procedimiento

Exprime un limón en un recipiente de vidrio. Humedece un algodón en el jugo y aplica en la zona o zonas que se requiera. Deja actuar dos minutos y enjuaga con agua tibia. El secado del rostro también es importante. Con una toalla limpia que no libere pelusa, da suaves golpecitos en vez de restregar.

Realiza esto una vez por semana y exclusivamente por la noche, ya que la combinación de jugo de limón más los rayos solares dejan manchas oscuras en la piel.

Remedio 2

Mascarilla de miel y canela

Ingredientes

2 cucharadas de miel

1 cucharadita de canela en polvo

Procedimiento

El procedimiento es tan fácil que no te llevará más de 5 minutos prepararlo. Haz una pasta mezclando las dos cucharadas de miel con la cucharadita de canela en polvo.

Con la cara y las manos limpias, aplica en rostro y debajo de la barbilla y deja actuar por un máximo de 15 minutos. Enjuaga muy bien y seca cuidadosamente.

Esta mascarilla tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antioxidantes.

Remedio 3

Mascarilla con avena

Ingredientes

2 cucharadas de harina de avena

1 jitomate

1 cucharada de miel

Procedimiento

En un recipiente de vidrio preferentemente, mezcla la harina de avena con la pulpa de un jitomate y la cucharada de miel. Cuando consigas la consistencia de una pasta homogénea, aplica en el rostro con ayuda de una brocha para mascarilla y deja actuar por diez minutos.

Enjuaga y seca dando golpecitos suaves.

Remedio 4

Mascarilla de huevo con miel

Ingredientes

1 cucharada de miel

La clara de un huevo

Procedimiento

Licúa la clara de huevo hasta que tenga una consistencia espesa. Añade la miel y mezcla. Aplica en tu rostro limpio con ayuda de una brocha para mascarilla y deja actuar por un máximo de 20 minutos.

Enseguida enjuaga la cara con agua tibia y finalmente hidrata con una crema especial para esa área. Hazlo una vez por semana y verás resultados positivos.

Esta mascarilla es excelente para disminuir el exceso de grasa, lo que también ayuda a reducir el brillo facial, pero, no te olvides de hidratarte en cualquier mascarilla que apliques.

Remedio 5

Ingredientes

Medio pepino

Procedimiento

Ente es un remedio muy rápido que refrescará e hidratará tu piel, haciéndola más limpia y menos vulnerable a las incrustaciones de grasa y células muertas. Todo lo que tienes que hacer es triturar el pepino para que puedas distribuirlo en el rostro de manera sencilla. Deja actuar por un tiempo de 15 minutos y enjuaga con agua fría.