Remedios Caseros para las Venas Varicosas

Remedios Caseros para las Venas Varicosas

¿Qué son las venas varicosas?

Mejor conocidas como várices, o de forma más coloquial como “arañitas”, no son más que venas dilatadas que se inflaman, dando un aspecto retorcido y abultado a la vena, la cual puede ser visible a través de la piel.

Generalmente aparecen en las piernas y los pies y son más comunes en mujeres a partir de los 35 años, pero pueden manifestarse antes. Algunas son tan pequeñas como “arañitas” que solo son visibles a corta distancia; pero otras, causan mucha incomodidad por cuestiones de estética, pues las venas con este problema son muy visibles al adoptar una coloración morada. Aparte, provocan el levantamiento de la piel de la zona debido a su inflamación por lo que es casi imposible ocultarlas si se quiere mantener la piel descubierta.

En casos severos causan dolor pero no ponen en riesgo la vida.

Causas

El estilo de vida y los hábitos diarios pueden ser causas de la aparición de venas varicosas. Permanecer muchas horas de pie o sentados es un ejemplo de ello.

Las altas temperaturas pueden hacer que las venas se dilaten, favoreciendo la hinchazón de las piernas o los pies. Las hormonas y el embarazo también tienen relación muy directa con las várices. Por último, el aumento de peso incrementan las posibilidades de una mala circulación.

Factores de riesgo

La obesidad, el sedentarismo, la vejez, la genética y el embarazo son factores de riesgo para la aparición de venas varicosas.

Síntomas

Los síntomas más comunes son la hinchazón, pesadez, calambres y mucho cansancio en la zona afectada.

Recomendaciones

Se recomienda no permanecer mucho tiempo de pie.

Cruzar las piernas puede empeorar la condición de las várices.

Haz ejercicio, al menos media hora diaria. No hablamos de inscribirte a un gimnasio. La actividad física como correr o trotar puede ayudar.

Eleva las piernas 10 minutos al día para mejorar la circulación.

Evita caminar con zapatos incómodos.

Uso de remedios naturales

Utilizar ingredientes naturales de manera adecuada puede ayudar a mejorar la circulación y prevenir la aparición de várices. O bien, reducir la inflamación haciéndolas menos evidentes.

1. Aloe vera

Solo tienes que conseguir un trozo de tela limpia y preparar una compresa con Aloe vera caliente para colocarla en la zona requerida. Puedes hacerlo en la noche para retirar a la mañana siguiente.

Recuerda verificar que el Aloe no esté demasiado caliente para no quemarte.

Aloe vera: promueve la circulación y protege la piel.

2. Castaño de indias

Puedes conseguir el castaño de indias a través de cremas para la piel o cápsulas. La dosis recomendada es de 400 mg al día, que es aproximadamente dos cápsulas. O bien, está la opción de preparar tu propio remedio natural.

Ingredientes

De 30 a 50 g de corteza de castaño de indias

1/2 litro de agua

Hierve toda la cantidad de corteza de castaño de indias en el medio litro de agua durante 10 minutos. Retira del fuego y deja reposar. Toma una toalla limpia y remójala en este líquido. Exprime un poco y aplícalo sobre las piernas, preferentemente donde existen más venas varicosas. Sentirás una gran mejoría.

3. Arándanos

Nuestra recomendación es que incluyas arándanos a tu dieta regular. Puedes consumirlos de forma natural o convertirlos en un delicioso jugo. También está la opción de agregar arándanos secos a una taza de agua caliente y beber la infusión dos veces al día.

El poder vasodilatador de los arándanos favorece la circulación sanguínea; por lo tanto, las venas se relajan y mantienen un tamaño más ideal.

4. Pimienta de Cayena

Ingredientes

1 cucharadita de polvo de pimienta de cayena o pimienta roja

1 taza de agua caliente

Solo tienes que agregar la cucharada de pimienta a la taza de agua caliente y revolver muy bien hasta disolver. Se recomienda beber esta mezcla de dos a tres veces al día durante máximo dos meses. Son muchas mujeres que ven mejoría en los pies y piernas con este remedio natural.

Pimienta de Cayena: aumenta la circulación sanguínea y desinflama las venas.

5. Ajo

Ingredientes

6 dientes de ajo

3 naranjas dulces

2 cucharadas de aceite de oliva

1 frasco de vidrio limpio

Realmente es muy fácil. Solo debes cortar los seis dientes de ajo y colocarlos dentro del frasco de vidrio. Después, exprime dentro el jugo de las tres naranjas. Finalmente añade ambas cucharadas del aceite de oliva y deja reposar la mezcla durante 12 horas en un lugar de fresco a frío.

Pasado ese tiempo, lo único que debes hacer es agitar la botella y poner una poca cantidad en tu mano o sobre las yemas de los dedos. Masajea delicadamente las zonas inflamadas con movimientos circulares por diez minutos.

No enjuagues. Cubre el área untada con un paño limpio y déjalo el tiempo que tengas para relajarte. Pueden ser minutos u horas. Lo importante es la constancia de esta solución. Como ayuda adicional, no olvides consumir ajo fresco en las comidas.

Ajo: desinflama las venas, mejora la circulación.